La Ecografía 4D

La Ecografía 4D

¿Qué es una ecografia 4D?

Una ecografía 4D (o ultrasonido 4D) es una técnica diagnóstica que mediante el uso de ultrasonidos proporciona en tiempo real imágenes en 3D del interior del cuerpo humano. Su uso más extendido es durante el embarazo para obtener imágenes del feto.




La técnica de ecografía más conocida es la 2D, en la que se envían las ondas en una única dirección, por lo que de las ondas reflejadas se obtiene una imagen plana. Es útil para detectar todo tipo de malformaciones, y especialmente las de los órganos internos del feto.  En la técnica 3D en cambio, se emiten ondas en múltiples ángulos y se procesan mediante un sofisticado software de forma que se obtienen imágenes con volumen. Al ofrecer imágenes más claras del cuerpo, es útil para detectar malformaciones como el labio leporino. La diferencia entre las ecografías 3D y las ecografías 4D es que en estas últimas la potencia del software usado permite una actualización continua de las imágenes, lo que causa la impresión de estar viendo una película.

Ecografía 4DLas técnicas de ecografia 4D son recientes y por ello aún no está demostrado que sean un medio de diagnóstico más eficaz que las ecografías 2D. Lo que sí es cierto es que son imágenes mucho más claras y comprensibles para los padres y parece que contribuyen a fortalecer el vínculo materno-fetal. De todas formas, dada la escasez de estudios concluyentes sobre los posibles efectos adversos de las ecografías en general, conviene ser prudentes y no dejarse llevar de los impulsos emocionales a la hora de decidir cuándo y cuántas ecografías obstétricas realizar. Lo mejor es seguir las indicaciones de los especialistas.

Las máquinas de ultrasonidos empleadas para las ecografías limitan la intensidad y tienen múltiples sistemas de seguridad para detener la prueba en caso de que se produzca un fallo por el que esa limitación pueda ser sobrepasada. Normalmente los doctores que realizan las pruebas no recomiendan que pasen de los 30 minutos de duración para no exponer al feto a un exceso de ultrasonidos.

Cuándo hacer una ecografia 4D

Suele haber muchas dudas sobre cuando hacer una ecografia 4D, pero el mejor momento para las ecografías 4D en lo que a visualización del feto se refiere, es entre las semanas 24 y 32, que es cuando se obtienen las mejores imágenes. Después de la semana 32 el feto probablemente ya se halle encajado en la pelvis, lo que impediría obtener imágenes de la cara. Además, al haber menos espacio y menos líquido amniótico la claridad de las imágenes también disminuye. Por otra parte, al igual que hemos dicho que estas ecografías pueden fortalecer el vínculo entre la mamá y el feto, si se realizan antes de la semana 17 cuando el feto está menos formado, el efecto en la madre puede ser el opuesto.

Si se trata de confirmar el sexo del feto, a partir de la semana 15 es posible (en aproximadamente el 50% de los casos se logra), aunque es mejor posponerlo una o dos semanas para tener una probabilidad más alta (en torno al 99%) de conseguirlo.

Precio de una ecografía 4D

Las tarifas para la realización de las ecografías 4D son bastante variadas. Dependen de la duración de la sesión y de lo que incluya la grabación que te dan de la sesión. Por ejemplo, puede incluir una grabación del sonido del corazón del feto, puede ser grabada toda la sesión o solo parte de ella y se pueden dar o no fotografías impresas. Algunas clínicas, además, tienen ofertas en función de si se realiza más de una sesión, de si se lleva todo el control del embarazo allí o solo se acude para esta ecografía…




En general, las sesiones más completas oscilan entre 140€ y 180€. Aunque se pueden encontrar packs más económicos y ofertas a partir de 60€ en muchos sitios webs, algunos muy conocidos como Groupon. En algunas clínicas -no en todas- nos cobrarán la tarifa completa solo si se consigue ver bien al bebé, y en caso de que no sea así por la causa que sea, harán una rebaja y ofrecerán la posibilidad de acudir a una segunda sesión a un precio bastante menor.

Es importante tener claro antes de decidir dónde hacerla qué servicios nos van a ofrecer exactamente. Si se trata simplemente de “ver al bebé” o si será una prueba médica en toda regla. No todas las clínicas nos van a dar un servicio de diagnóstico de posibles problemas o malformaciones, ya que no todo el personal que está capacitado para manejar la máquina lo está también para diagnosticar.

Vídeos de ecografías 4D

Este es un buen ejemplo de vídeo de una ecografía en 4D.

Recomendaciones antes de realizar una eco 4D

Desde tres o cuatro días antes de la exploración se recomienda no usar crema hidratante, ya que esta produce un ligero edema cutáneo que hace que los ultrasonidos se transmitan peor y la grasa de algunas cremas puede dificultar la penetración de los ultrasonidos.

Parece ser que tomar algo dulce antes de la eco 4D hace que el feto esté más activo.

En algunas clínicas recomiendan beber abundante agua los días previos para que haya una cantidad suficiente de líquido amniótico y para que esté lo más claro posible, ya que afecta notablemente a la calidad de la visualización.

Niveles de capacitación para la realización de ecografías

En España, la Sección de Ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SESEGO) expide los siguientes niveles de capacitación ecográfica:

• Nivel I. Se considera meramente un preámbulo teórico no acreditativo para la práctica clínica autónoma.

• Nivel II. Acredita para realizar las exploraciones ecográficas obstétricas rutinarias de los trimestres primero y tercero, en las que se comprueba estática fetal, biometría, localización placentaria, cantidad de líquido amniótico, y vitalidad fetal. Este nivel no se considera suficiente para realizar la ecografía del segundo trimestre, destinada al despistaje de malformaciones fetales ni para la realización de técnicas invasivas guiadas por ultrasonografía.

• Nivel III. Acredita para realizar las exploraciones ecográficas obstétricas rutinarias de los trimestres primero y tercero, en las que se comprueba estática fetal, biometría, localización placentaria, cantidad de líquido amniótico, vitalidad fetal y perfil biofísico. Este nivel no se considera suficiente para realizar la ecografía del segundo trimestre destinada al despistaje de malformaciones fetales, ni para la realización de técnicas invasivas guiadas por ultrasonografía.

• Nivel IV. Este nivel capacita para diagnosticar todas las patologías obstétricas y ginecológicas, para realizar diagnóstico prenatal de malformaciones fetales, para hacer estudios con velocimetría Doppler tanto en gestaciones normales como patológicas, reproducción y ginecología y también cualifica para la realización de procedimientos invasivos.

El Grupo Europeo de Estudio de la Asociación Europea de Medicina Perinatal distingue 3 niveles de experiencia:

Nivel I. Obstetras con experiencia limitada pero familiarizados con los aspectos ecográficos normales del embrión o del feto, así como de sus biometrías y capaces de definir las desviaciones más importantes de la normalidad. Capacitados para realizar exámenes en los que se establece la semana de gestación, número de fetos, actividad cardíaca, localización placentaria, cantidad de líquido amniótico o presencia de malformaciones mayores evidentes o de masas pélvicas.

Nivel II. Requiere varios años de experiencia en diagnóstico ecográfico. Se trata de obstetras familiarizados con la morfología fetal normal y anormal y con conocimientos de fisiopatología materno-fetal que les permite identificar las patologías más comunes (anatómicas y funcionales) en defectos congénitos. Exige el estudio detallado de la anatomía fetal para el diagnóstico de malformaciones, especialmente en las semanas 18-22 de gestación. Capacitación para técnicas invasivas básicas de diagnóstico prenatal.

Nivel III. Requiere formación consolidada en técnicas ecográficas, incluyendo el conocimiento especializado en diagnóstico prenatal y hemodinamia fetal (fluxometría Doppler) utilizando tecnología de alta resolución y apoyo de especialidades multidisciplinarias relacionadas (genética, bioquímica, hematología, bacteriología) generalmente en el contexto de Unidades de Diagnóstico Prenatal de un Hospital de nivel III como centro de referencia. Exige la capacidad de estudio detallado y completo de anatomía, biometría y aspectos funcionales del feto utilizando tecnologías Doppler.

Estos niveles de actuación corresponderían a los niveles: básico, limitado y avanzado establecidos por las Sociedades Americanas de Radiología (ACR), de Ecografía en Medicina (AIUM) y de Obstetricia y Ginecología (ACOG).

 Mi perfil en Google Plus: Estefanía Ríos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies